jump to navigation

El Hombre que quiso ser mujer abril 14, 2010

Posted by elvapa in Príncipe azul.
trackback

Un hombre estaba harto de tener que ir a trabajar todos los días y que su esposa se  quedara en casa.  Quería que ella viera por lo que él pasaba todos los días, así que rezó: “Señor: Yo voy a trabajar cada día, durante 8 horas mientras mi esposa se queda en la casa tranquilamente. Quiero que ella sepa por lo que tengo que pasar todos los días, entonces permíteme cambiar de cuerpo con ella por un día… Amén”.

Dios, en su infinita sabiduría le concedió el deseo al hombre.

A la mañana siguiente, se despertó como mujer. Se levantó, hizo el desayuno para su cónyuge, despertó a los niños, sacó su ropa para ir al colegio, les dio desayuno, empacó los almuerzos, los llevó al colegio, volvió a casa y recogió la ropa para la lavandería y la llevó.  En el camino paró en el banco a realizar un retiro y fue al supermercado a comprar víveres. Entonces regresó a casa, guardó los víveres en la nevera, hizo los cheques para pagar las cuentas y cuadró la cuenta del banco.  Limpió la caja del gato y bañó al perro. Para entonces ya era la 1:00 PM y corrió a hacer las camas, puso la ropa sucia en la lavadora, sacudió, aspiró, lavó el baño, barrió y trapeó el piso de la cocina. Salió corriendo a recoger a sus hijos en el colegio, y tuvo una discusión con ellos de vuelta a casa.  Sacó leche y galletas para los niños y los organizó para que hicieran las tareas.  Preparó la mesa de planchar y planchó mientras veía televisión.

A las 4:30 P.M. empezó a pelar papas, lavar las verduras para la ensalada, adobó la carne y puso el arroz a cocinar.  Cuando el cónyuge llegó y preguntó por la comida, ella la sirvió en la mesa.  Después de la comida, limpió la cocina, lavó los platos sucios, sacó la ropa de la lavadora y la puso a secar.  Bañó a los niños y los acostó.

A las 9:30 P.M. estaba exhausto aunque no había terminado los quehaceres que quiso. Se fue a la cama donde estaban esperándolo para hacer el amor, le pareció un descaro, pero accedió y logró hacerlo sin ningún disfrute, pero sin quejarse.  A la mañana siguiente se despertó e inmediatamente se arrodilló al lado de la cama y dijo: “Señor, yo no sé qué estaba pensando, estaba muy equivocado al envidiar a mi esposa por quedarse en casa todo el día. Por favor Señor, por favor, vuélvenos a cambiar”.

El Señor, en su infinita sabiduría, contestó: “Hijo mío, creo que ya has aprendido la lección y será un placer para mí volver las cosas a como estaban antes. Sin embargo, vas a tener que esperar nueve meses, pues anoche cuando hiciste el amor… QUEDASTE EMBARAZADO”. (Escrito por Dila Eaton). Imagen: dholl.deviantart.com

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: